Un proyecto de la Universidad de Extremadura fomenta las vocaciones científicas y la igualdad de genero en el área de las TIC entre más de 3 000 escolares extremeños

 “Las chicas también cuentan” da nombre a este proyecto que ha conseguido potenciar su actividad en el último año, gracias al apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Desde hace poco más de un año, la Universidad de Extremadura está trabajando, a través del proyecto “Las chicas también cuentan”, perteneciente a la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos; la falta de vocaciones hacia la ciencia y la tecnología entre niñas y jóvenes en entornos rurales. Mediante un taller itinerante, el proyecto trabaja con grupos reducidos de niñas y jóvenes en edades a partir de 10 años con un método experimental basado en simulaciones que permiten a las niñas entender en qué consiste la programación.

El objetivo principal del proyecto es trabajar la desigualdad de género presente en el área científico-tecnológica y fomentar la igualdad de género en el área TIC mediante acciones que permitan a las jóvenes descubrir el interés de la programación.

Este proyecto además quiere analizar el interés actual de las jóvenes y sus objetivos profesionales futuros por tanto esperan recabar información sobre el impacto de la actividad en cada área geográfica a largo plazo. Al comienzo de cada taller se reparte una encuesta inicial a los participantes, que analizan el interés actual de las jóvenes y sus objetivos profesionales futuros. “La recopilación de datos en cada localidad nos va a permitir analizar en el futuro la evolución de las jóvenes, y estudiar el posible cambio en las tendencias en los procesos de toma de decisión sobre los estudios universitarios a cursar por los jóvenes”, explica Antonia Rodríguez, responsable del proyecto. Estos datos pueden ser de gran utilidad para la toma de decisiones sobre los modelos educativos en Extremadura. En la recogida de información, desde que el proyecto comenzara a andar en el mes de enero de 2017, se desprende que tan solo a un 14,10% de las niñas encuestadas tendría interés por estudiar algo relacionado con la programación. Con estos datos, el director de la EMJC; Francisco Fernández de Vega, explica que “no debe extrañarnos que si solamente el 14% de las niñas que han participado manifiestan interés, sean alrededor de un 10% las que se matriculan en grados TIC en la Universidad de Extremadura”

Participación y apoyo

A lo largo de 2017 y 2018, y gracias al apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT; el proyecto ha logrado desarrollar más de 200 talleres en los distintos centros educativos de la región, lo que ha supuesto la participación de un total de 3382 escolares de los cuales 1936 han sido niñas y 1446 niños. “El apoyo de FECYT es fundamental:  la sociedad todavía no es consciente de la necesidad de apostar por estas iniciativas.  El futuro está en el sector de las Tecnologías de la Información, pero desgraciadamente hay muchas familias que no lo entienden aún y no pueden por tanto orientar a sus hijos”, destaca Paco Fernandez de Vega, director de la EMJC.

Además, el proyecto ha participado en las localidades donde actualmente se cuenta con la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos, lo que ha permitido ofertar los talleres a un alto número de centros de educación primaria y secundaria llegando a participar en un total de 21 centros educativos de distintas localidades extremeñas. Así mismo se han contado con la participación de La Casa de la mujer de Cáceres y Badajoz, el Parque Científico Tecnológico de Badajoz y el Centro Universitario de Mérida que se han interesado en realizar, del mismo modo, estos talleres. El proyecto, además, ha trabajado conjuntamente con la Oficina de Igualdad y Violencia de Género de Almendralejo y Montánchez y ha contado con la cofinanciación de la Obra Social La Caixa. “Ojalá en 2018 haya entidades extremeñas que nos apoyen para poder seguir trabajando en esta línea, una vez que el proyecto FECYT ha concluido.  La Casa de la Mujer de Extremadura parece estar sensibilizada con esta problemática, y por eso esperamos poder contar con ellos para seguir avanzando”