La persona como eje central de la innovación: design thinking

Los alumnos del programa Explorer de Badajoz, reciben una sesión sobre esta metodología de la mano del experto Ángel Matas

Apenas pasan dos semanas desde que el centro de Badajoz del Programa Explorer, de la Universidad de Extremadura, diera el pistoletazo de salida a una nueva edición. En total son 28 jóvenes los que van a disfrutar de cinco meses de formación de primer nivel de la mano de expertos venidos de todas partes de España. Atentos y dispuestos a sacar el máximo rendimiento de esta etapa se han reunido en su primera sesión. Esta semana toca hablar de un concepto relativamente nuevo, el Design Thinking, y lo han hecho de la mano del experto en empresa e innovación, Ángel Matas.

En un mundo globalizado en el que las reglas del mercado cambian constantemente, las empresas tienen la necesidad de crear nuevos modelos y nuevas herramientas para comprender los retos a los que se enfrentan. La innovación y la creatividad se presentan desde hace ya tiempo como las tablas salvavidas, para que grandes y pequeños puedan diferenciarse y destacar por encima de los demás en un entorno cada vez más competitivo. En este contexto han surgido términos como el Design Thinking del que se ha empezado a hablar recientemente, pero cuya existencia no es nueva. Un concepto que cobra cada vez más importancia en el mundo de los negocios.

Pensamiento de diseño

El premio Nobel de Economía Herbert Simon parece ser el primero en introducir el término “pensamiento de diseño” o lo que es lo mismo: Design Thinking, en su libro llamado La Ciencia de lo Artificial a finales del siglo XX. Otros hablan de que fue Tim Brown el CEO y presidente de IDEO quién fue el creador y maestro de la metodología. En cualquier caso, este último, la ha generalizado.

El término Design Thinking recibe muchas definiciones, y a Ángel le gusta emplear la de Thomas Lockwood que lo define como “una herramienta para imaginar estados futuros y para traer productos, servicios y experiencias al mercado”. Y lo consigue mediante un proceso que consta por lo general de 5 fases: empatizar, definir, idear, prototipar y evaluar.  En definitiva, el Design Thinking permite al diseñador de una solución visualizar todo el camino que una idea ha de recorrer hasta que un futuro cliente interactúa con ella. Facilita recursos para la gestación de una idea y, una vez diseñada, recursos que le lleven a desecharla, mejorarla o adaptarla. Para Matas, lo más atractivo de este modelo es, “que te permite visualizar un escenario de oportunidades. Cualquier entidad que desee interactuar con el futuro o busque resolver problemas, ¿y quién no los tiene?, puede encontrar en esta metodología un recurso muy útil”.

Múltiples ventajas

El Design Thinking proporciona múltiples ventajas para sus usuarios ya que permite probar y corregir antes de definir con total precisión una solución, minimiza la inversión para que se empleen los recursos económicos en el momento justo y no antes y cohesiona y compromete a los equipos de trabajo en torno a una idea realizable, ya que es altamente participativa y se aprende haciendo, entre otras muchas bondades.

En cuanto a su implementación en las empresas, aún es relativamente pronto para hablar de estadísticas y porcentajes debido a la reciente naturaleza del concepto, pero Ángel destaca en que es necesario implementarlo. Explica que los modelos de negocio basados en la filosofía Lean Startup, del que se nutren muchas empresas tecnológicas, en donde se precisa emplear el menor número de recursos y el menor tiempo posible en poner un producto mínimo viable en manos de un cliente precisan esta herramienta por su agilidad y versatilidad. “No obstante, es aplicable a cualquier otro modelo empresarial ya que marca un itinerario muy claro para ejecutar el diseño de un producto o servicio”.

Sobre Ángel Matas

Ángel Matas es licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga y actualmente es CEO & General Manager de la empresa Creativenomics. Cuenta con una dilatada y larga experiencia en la administración pública local al frente de áreas relacionadas con la arquitectura estratégica y el desarrollo del territorio y la promoción económica empresarial. Instructor de soluciones creativas e innovadoras en universidades, organizaciones empresariales privadas, fundaciones, entidades del tercer sector, empresas y administraciones públicas. Entre sus publicaciones destacan “Aemprendo: para que sus hijos no se asusten si alguna vez viene el lobo©”, y la “Metodología Creativa Empresarial: Creative Washing Program©”. Elegido junto a 50 expertos internacionales europeos y americanos para la redacción de la Guía “500 consejos para emprendedores” (Fundación CEFORCOM – Ecuador. 2016).