300 jóvenes extremeños despiden el curso en su Escuela Municipal de Jóvenes Científicos

La Feria de Ciencias recorre, durante más de un mes, las 16 localidades extremeñas que cuentan con la Escuela Municipal para clausurar el curso académico

El último curso de la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos (EMJC) ha dado sus frutos, y es que un total de 16 localidades de nuestra comunidad autónoma se han sumado a la gran familia de jóvenes científicos que la IMG_9298Universidad de Extremadura, con el apoyo de la  Fundación Universidad-Sociedad, pusiera en marcha hace ya dos años. Casas de Don Pedro, Almendralejo, Valdivia, Lobón, Fuente del Maestre, Torremejía, Calamonte, La Garrovilla, Montánchez, Casar de Cáceres, Puebla de la Calzada, La Parra, Montijo, Guareña, Santa Marta y Montehermoso celebran durante estos días la Feria de Ciencias junto a los alumnos de la EMJC de su localidad. Los ayuntamientos de estos territorios han apostado por la visión estratégica de desarrollo que ofrece este proyecto que aboga por lo más pequeños.  Esta apuesta ha permitido que durante este curso, alrededor de 300 jóvenes extremeños se acerquen al mundo científico- tecnológico y aprendan con un compañero infalible en este proceso, el juego.  “Se lo pasan bien, aprenden cosas sin el tradicional concepto de estudiar y comienzan a encontrar sentido a cosas que ocurren a su alrededor y que nunca se habían planteado” destaca Concha García, coordinadora de la EMJC. Lo cierto es que la EMJC ha batido récord de crecimiento en el último año, pasando de 6 localidades, que despidieron el curso académico en el primer año, a 16 este último.

Feria de Ciencias

Desde el día 16 de mayo y hasta el día 23 de junio, el equipo al completo de la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos está llevando a cada localidad lo que ellos han llamado Feria de Ciencias, con la que ponen fin al curso académico. Se trata de un evento en el que los alumnos de las escuelas asumen el protagonismo para convertirse en diseñadores  y desarrolladores de un proyecto, que será valorado por un jurado compuesto por un miembro de la UEx, un representante de su comunidad universitaria y un miembro del equipo municipal. Los ganadores de cada localidad se darán cita en el mes de septiembre en la fase regional de la Feria de Ciencias. Estos eventos están abiertos a todo aquel que desee asistir y participar sintiéndose parte, por un día, de este proyecto y viviendo en primera persona la metodología que emplean en la EMJC, a través de sus talleres. El principal objetivo de esta feria es que “nuestros jóvenes muestren los conocimientos adquiridos y desarrollen su capacidad de expresión y oratoria” explica García. Pero al margen de conceptos y lecciones aprendidas, este tipo de actividades buscan el crecimiento personal de sus alumnos a través de la convivencia con compañeros y familiares de otros lugares,  unidos por una misma inquietud: la ciencia.

Futuro

A la esperar de cerrar nuevas incorporaciones en el mes de septiembre, la EMJC continúa con su importante labor y es la de paliar esa falta de vocaciones en el mundo de las ciencias,  un problema que no sólo afecta a nuestro país, sino que se ha convertido en algo generalizado. “Nos gustaría que la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos se implantara de forma genérica en todas las localidades de Extremadura, para que la ciencia estuviera al alcance de cualquier joven que tenga verdadero interés por poder descubrir y desarrollarse en cualquier ocupación científico-tecnológica”, proclama el director de la EMJC, Francisco Fernández de Vega. Este curso han contado también con el apoyo de la Fundación para la Ciencia y la Tecnología FECYT, algo que ha contribuido para poder seguir en esa labor de difusión por todos los pueblos de la comunidad ya que como dicen, les encantaría trabajar con todos y cada uno de los ayuntamientos de Extremadura, porque el desarrollo de la ciencia y la tecnología depende de toda la sociedad.

Todo el que lo desee se puede poner en contacto con el proyecto a través de su página web