15 localidades extremeñas promueven vocaciones científicas en niñas gracias a un proyecto de la Universidad de Extremadura.

La iniciativa pertenece a la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos y acerca, desde 2016, las carreras técnicas y científicas a jóvenes estudiantes de toda la región.

Hacen falta más niños con vocaciones científico-tecnológicas. El Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en Boston (EEUU), avisaba recientemente de que las matrículas relacionadas con estudios científicos y tecnológicos habían descendido un 30%. La creencia entre los estudiantes de que son disciplinas demasiado difíciles parece ser la causa de este dato. Sin embargo, aunque hay más mujeres que hombres que acceden a estudios superiores, hay muchas menos en el campo de las ciencias y la tecnología. Según un estudio de la Comisión Europea de 2013, solo 29 de cada 1000 mujeres con estudios universitarios tiene una titulación en TIC, mientras que la proporción de hombres asciende a 95 de cada 1000. Cada vez existen más estudios que ofrecen datos sobre la presencia de la mujer en carreras y estudios en la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas, las llamadas disciplinas STEM por sus siglas en inglés; y todos concluyen en que esta presencia es muy escasa.

En este contexto, la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos de la Universidad de Extremadura cuenta, desde el año 2016, con un proyecto para fomentar y despertar las vocaciones de las mujeres en estas disciplinas y acabar con la brecha de género que existe en las aulas de las carreras técnicas. Las chicas también cuentan da nombre a esta iniciativa que cuenta con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT, y que le ha permitido desarrollar más de un centenar de talleres en el último año, lo que ha supuesto la participación de alrededor de 600 niñas.  Además, está cofinanciado por Obra Social La Caixa, y cuenta con el apoyo del Excmo. Ayto. de Almendralejo.

 La Casa de la Mujer de Cáceres y Badajoz se han interesado por este proyecto y lo han incluido dentro de su programa de actividades de La Mirada Violeta.

El proyecto

 Un total de nueve profesores forman parte de este proyecto que está recorriendo la región extremeña de norte a sur. Actualmente son ya 15 localidades, entre ellas Montánchez, Puebla de la Calzada, Almendralejo y Badajoz; las que están desarrollando estos talleres, cuyo objetivo es la motivación del alumnado, especialmente chicas a partir de los 10 años, para que en un futuro próximo estudien algo relacionado con la computación. “Se imparten talleres específicos de programación consiguiendo que las niñas y jóvenes a partir de 10 años, tomen contacto con la programación de manera práctico-lúdica, despertando vocaciones y su interés por esta disciplina”, explica Francisco Fernández de Vega, director de la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos.

Para conseguirlo, realizan diferentes tipos de actividades según los recursos disponibles en cada localidad y centro educativo. Ejercicios de programación para aprender sus principios básicos o resolver un enigma que está cifrado en binario, son algunos de los ejemplos prácticos de estos talleres donde el aprendizaje se realiza siempre de manera divertida, es decir, aprenden jugando.

Igualdad como premisa fundamental

 El proyecto cuenta, en la localidad de Almendralejo, con el apoyo y la colaboración de la Oficina de Igualdad y Violencia de Género de Almendralejo, y son ellos los encargados de desarrollar la primera parte del taller, a través de su agente, Inés Ponce. Inés les imparte una charla para hacer ver a los chicos que todos somos iguales de una manera práctica, a través de distintas dinámicas. Esto sirve para que entiendan qué son los roles de género y cómo estos influyen en nuestras decisiones vitales, como por ejemplo, en la elección del ámbito de estudios y la carrera profesional.

Los talleres tienen tanto éxito que en muchas ocasiones tienen que abrirlos también a chicos. “Tratamos la desigualdad desde la igualdad, es muy interesante que también participen los chicos”, explica Antonia Rodríguez Amigo, profesora del proyecto.

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

 El próximo 11 de febrero se celebrará el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y el proyecto formará parte activa de esta celebración con la adhesión a la plataforma que han puesto en marcha mujeres y hombres que se dedican a la investigación, la docencia y la comunicación científica en diferentes instituciones. Algunas de ellas además forman parte de organizaciones científicas, colectivos de divulgación, asociaciones de mujeres o comisiones de igualdad. Una iniciativa cuyo objetivo será visibilizar el trabajo de las científicas y crear roles femeninos en los ámbitos de la ciencia y la ingeniería, para promover prácticas que favorezcan la igualdad de género en el ámbito científico. Así impartirán una serie de talleres en los centros que lo soliciten. Mérida, Badajoz, La Garrovilla o Puebla de la Calzada son algunas de las localidades que ya han solicitado talleres de Las chicas también cuentan.

Al margen de esta iniciativa, el proyecto está abierto a la participación de todas aquellas localidades o instituciones interesadas en promover vocaciones científicas entre las más jóvenes. Para ello deberán contactar con la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos a través del correo: jovenescientificosem@unex.es